Socios de Alzheimer para los usuarios

Propuesta de normalización y regularización de los clubes y asociaciones cannabicas en Aragón

2015.04.12 10:41 TxominZgz Propuesta de normalización y regularización de los clubes y asociaciones cannabicas en Aragón

Esta propuesta esta basada de la LEY FORAL 24/2014, DE 2 DE DICIEMBRE, REGULADORA DE LOS COLECTIVOS DE USUARIOS DE CANNABIS EN NAVARRA y en la ORDENANZA MUNICIPAL REGULADORA DE LA UBICACIÓN DE CLUBES SOCIALES DE CANNABIS Y DE LAS CONDICIONES DE EJERCICIO DE SU ACTIVIDAD DEL AYUNTAMIENTO DE SAN SEBASTIÁN
Es una fusión de las dos normativas, simplemente con el fin de tener un texto sobre el que discutir. Los informes jurídicos sobre los que se sustentan son el informe Soto- Muñoz y el informe Soto-Ripolles informe1 y informe2 con estos textos se propone lo siguiente:
Preámbulo La presente ley pretende insertar en la legislación actual a los colectivos de usuarios de cannabis en Aragón o clubs de consumidores y consumidoras de cannabis, aportando seguridad jurídica tanto a las personas que componen dichos colectivos como a la sociedad en general, beneficiándose, de esta manera, la protección de la salud pública. Una de las sustancias más consumidas actualmente en Aragón es el cannabis sativa, tanto en su carácter lúdico como por sus efectos paliativos para determinadas dolencias. El cannabis sativa se encuentra incluido en la lista I de la Convención Única sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas, sometida a fiscalización internacional, y es considerada como una sustancia que no causa grave daño a la salud. La posesión de esta sustancia adquiere relevancia penal y administrativa en la legislación actual, siendo el bien jurídico protegido el de la salud colectiva. Así, en el artículo 368 del Código Penal se considera que cometen un delito de tráfico de drogas, como peligro de delito abstracto, "Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines". En su ámbito administrativo, la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre protección de la seguridad ciudadana, artículo 25 , considera como infracción grave "el consumo en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos, así como la tenencia ilícita, aunque no estuviera destinada al tráfico, de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, siempre que no constituya infracción penal, así como el abandono en los sitios mencionados de útiles o instrumentos utilizados para su consumo". La jurisprudencia considera, atendiendo a las citadas normas, así como a la realidad social, que el consumo de dichas sustancias escapa del tipo penal del artículo 368 cuando se lleva a cabo de forma personal y sin riesgo para la salud colectiva. Igualmente, no constituirá infracción administrativa si dicho consumo o tenencia no se lleva a cabo en lugares públicos. El consumo de cannabis, por tanto, no constituye ilícito penal o administrativo cuando se somete a los límites impuestos por la norma e interpretados por la jurisprudencia, admitiéndose dentro de dichos límites tanto el consumo compartido como el abastecimiento para el consumo propio.En este régimen legal, las personas consumidoras de cannabis vienen buscando un espacio que les otorgue seguridad jurídica, tanto en lo que respecta al consumo como en lo referido a su autoabastecimiento. Fruto de las reflexiones que llevan a cabo las distintas asociaciones de dicho ámbito y con la perspectiva abierta a nivel internacional respecto a la regulación del consumo y cultivo de esta planta, han surgido los llamados clubes de consumidores y consumidoras de cannabis. Estos clubes, constituidos como asociaciones sin ánimo de lucro y, por tanto, al amparo del derecho de asociación, proliferan también en nuestra Comunidad y necesitan de una regulación que les otorgue seguridad jurídica como entidades y que, a su vez, permita su actividad con plena seguridad tanto para sus integrantes como para la sociedad en general. Se estudia el informe Soto - Muñoz con jurisprudencia al respecto Esta ley Aragón regulará, por tanto, la constitución de los clubes como colectivos privados de usuarios de cannabis sativa, respetando siempre los límites impuestos por la ley y la jurisprudencia. Al igual que existen estas leyes: • Ley 6/2002, de 15 de abril de Salud de Aragón (art. 15). • Decreto 100/2003 de 6 de mayo por el que se aprueba el Reglamento de Organización y el funcionamiento del Registro de Voluntades Anticipadas. • Ley 8/2009, de 22 de diciembre, por la que se modifica la Ley 6/2002, de 15 de abril, de Salud de Aragón, en lo relativo a voluntades anticipadas. También estaría bien el que se respetara la decisión de cualquier adulto en la manera que desea tratar o paliar cualquiera de sus dolencias sin tener que llegar a los extremos.En cuanto asociaciones sin ánimo de lucro, les será de aplicación lo dispuesto en la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación , así como la normativa de Aragón al respecto. Tanto los fines y objetivos como la organización interna de los clubes deberán respetar siempre los límites establecidos por la jurisprudencia, garantizando que las personas que integren el club sean ciertas y determinadas, que todas ellas sean consumidoras con anterioridad a la entrada en el club, que el consumo de la sustancia se lleve a cabo en lugar cerrado y de manera conjunta, que las cantidades de sustancia sean pequeñas y no excedan del consumo personal, y evitando en cualquier caso que las puedan llegar a terceros ajenos al club. Las sedes en las que se desarrolle la actividad de los clubes deberán respetar las ordenanzas municipales y habrán de obtener licencia de actividad, atendiendo a la normativa en vigor. Por último, resulta de general interés que las Administraciones Públicas, tanto autonómica como locales, promuevan espacios de intercambio de información y coordinación con los clubes o asociaciones que los representen, al objeto de mantener un efectivo control sobre la calidad de las sustancias que se consuman, la actividad de los clubes y, en general, todos aquellos temas que redunden en beneficio de la salud pública y reduzcan el acceso a mercados ilícitos por parte de los consumidores y consumidoras de cannabis.
CAPÍTULO I: Disposiciones generales
Artículo 1 La presente ley de Aragón tiene como objeto establecer las normas generales para la constitución, organización y funcionamiento de los clubes de personas consumidoras de cannabis. Artículo 2 Esta ley de Aragón tendrá como ámbito la Comunidad de Aragón y respetará la competencia de las entidades locales en lo que sea de aplicación al establecimiento y actividad de los clubes de personas consumidoras de cannabis. Artículo 3 La presente ley de Aragón se ampara en lo dispuesto en la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación , en cuanto a la consideración de los clubes de personas consumidoras de cannabis como asociaciones sin ánimo de lucro. Artículo 4 Los clubes de personas consumidoras de cannabis regirán su actividad según lo dispuesto en la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación y en esta ley de Aragón. Artículo 5. Relaciones con la Administración. Los clubes de personas consumidoras de cannabis mantendrán una relación fluida con las Administraciones Públicas, colaborando en el establecimiento de medidas de control sanitario y potenciando el consumo responsable de sus integrantes. CAPÍTULO II: Constitución de los clubes de personas consumidoras de cannabis
Artículo 6 Los clubes de personas consumidoras de cannabis tendrán la forma jurídica de una asociación sin ánimo de lucro y su constitución se regirá por lo dispuesto en la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación . Deberán inscribirse en el Registro de Asociaciones del Gobierno de Aragón, facilitando la documentación exigida.
Artículo 7 Los socios fundadores deberán ser consumidores habituales de cannabis con anterioridad al inicio de la actividad del club.
Artículo 8 Entre los fines de los clubes de personas consumidoras de cannabis deberán constar, al menos, los siguientes: - Ofrecer a las personas integrantes formación en prevención de riesgos en el consumo del cannabis, así como la reducción de daños por su consumo. - El control tanto del consumo por sus integrantes como de la sustancia. - Informar y facilitar a los usuarios acerca del consumo propio. - Trabajar por la disminución del mercado ilícito de venta de cannabis, dedicándose al autocultivo. - Trabajar y colaborar por el reconocimiento de las propiedades terapéuticas del cannabis
Artículo 9 Los locales en los que se establezcan los clubes de personas consumidoras de cannabis deberán cumplir con lo dispuesto en las ordenanzas municipales.En todo caso, se prohibe la apertura de una actividad de este tipo a menos de 300 metros de centros educativos (guarderías, colegios...) y centros de salud. Asimismo, se prohibe la apertura de una actividad de este tipo en cualquiera de los lugares en los que se prohibe fumar (centros y galerías comerciales, instalaciones deportivas, etc.) Se fija una distancia mínima entre locales destinados a esta actividad de 700 metros. Se prohibe terminantemente la ocupación o uso del espacio público adyacente al local mediante sillas, mesas, toldos, etc. Los usuarios del local serán los responsables de mantener el exterior del local y sus inmediaciones en las debidas condiciones de higiene evitando el abandono de objetos o basuras derivadas de la actividad. En ningún caso se permitirá la entrada de menores de edad. No podrán superar los 200 socios en activo. Queda prohibido realizar cualquier actividad, salvo las de mantenimiento y limpieza del local, fuera del horario máximo de apertura que se fija entre las 8.00 horas de la mañana y las 22.00 horas de la noche.
CAPÍTULO III: Organización y funcionamiento
Artículo 10 Los clubes de personas consumidoras de cannabis se organizarán internamente por lo dispuesto en la Ley Orgánica 1/2002 , por sus estatutos y por su régimen interno.
Artículo 11 En su actividad, los clubes de personas consumidoras de cannabis deberán cumplir con los requisitos sanitarios y de seguridad que se establezcan para el consumo del cannabis por sus integrantes.
Artículo 12 Los clubes de personas consumidoras de cannabis deberán llevar a cabo actividades dirigidas a sus miembros tendentes a evitar el consumo abusivo y a facilitar un uso responsable del cannabis.
Artículo 13 Los clubes de personas consumidoras de cannabis están obligados a limitar la entrada a los locales en que se desarrolle cualquier actividad de consumo únicamente a sus integrantes.
Artículo 14 En el club se deberá elaborar un registro de sus integrantes, con los datos personales correspondientes, que permita en cualquier momento determinar quiénes son las personas que conforman la asociación, siempre con todo respeto a la normativa de protección de datos. Artículo 15 Los clubes de personas consumidoras de cannabis por motivos terapéuticos deberán aportar informes médicos que acrediten sufrir algunas de las enfermedades para las que esta constatado los beneficios del consumo del cannabis. Anexo I Así mismo los clubes deberán de contar con algún servicio externo para el asesoramiento de reducción de riesgos. Artículo 16 Todas las personas integrantes del club deberán cumplir con lo dispuesto en las leyes y en las normas internas de funcionamiento. Artículo 17 Los clubes de personas consumidoras de cannabis procurarán que sus integrantes de pleno derecho accedan a consumir una sustancia lo más orgánica posible y libre de adulteraciones, promoviendo el autocultivo para evitar los circuitos del mercado negro.
Artículo 18 Son deberes de las personas asociadas hacer un consumo responsable del cannabis, así como evitar la propaganda, publicidad o promoción del consumo del cannabis a personas ajenas al club. Se establecerá, mediante declaración jurada firmada por cada asociado y asociada, el compromiso de no realizar un uso ilícito o irresponsable de las sustancias adquiridas en el club. Los estatutos u otras regulaciones de régimen interno contemplarán como causa de expulsión la inobservancia de cualquiera de estas obligaciones, procediendo la junta directiva a la correspondiente denuncia a las entidades pertinentes, sin que para ello genere perjuicio alguno a dicha asociación. Artículo 19 Las personas asociadas no podrán retirar más cantidad de cannabis sativa, o alguno de sus derivados o extractos, por persona y día que la establecida por la asociación, calculada según las medidas de prevención de riesgos y en función de los estándares internacionales.
Disposición Adicional Primera Las Administraciones Públicas promoverán la creación de órganos de colaboración entre aquellas y los clubes de personas consumidoras de cannabis, o entidades que los representen, para intercambiar información a efectos estadísticos, establecer medidas de control sanitario, participar en la elaboración de planes de prevención, ofrecer formación acerca del consumo responsable y los riesgos que conlleva
Disposición Adicional Segunda Los clubes de personas consumidoras de cannabis por motivos terapéuticos deberán de contar con un médico colegiado que supervise la admisión de este tipo de socios. Deberá de figurar en el carné de socio la condición de terapéutico del mismo. ANEXO I Nauseas y vómitos Anorexia y caquexia Espasticidad Síndrome de Tourette y otras enfermedades del movimiento Dolor Prurito Glaucoma Epilepsia Asma Dependencia y síndrome de abstinencia Síntomas psiquiátricos Hiperactividad/TDAH Enfermedad de Alzheimer Enfermedades autoinmunes, inflamatorias y alérgicas
submitted by TxominZgz to PlazaAragon [link] [comments]